Algunos de los aspectos principales que debemos de cuidar en la administración de nuestro servidor dedicado son los siguientes:

Backups o respaldos: el corazón de nuestra previsión.

Monitorear los recursos: el “check-up” de la salud de nuestro servidor.

Monitoreo de procesos y servicios: ¿está todo funcionando en éste momento?

Actualizaciones de seguridad: a veces tedioso pero muy importante.